Cómo endurecer la espuma de un cojín

Cuando poseemos un mueble acolchado y espumoso desde hace mucho tiempo, llega el momento en el que por hacer un uso constante del mismo, la espuma tiende a perder su forma, suavizarse de más o hasta dañarse al punto de ser irreparable.

Al llegar a nuestra casa algún visitante, nos podríamos sentir un poco avergonzados al ver que nuestro invitado se sienta en dicho mueble y se hunde a tal punto que aquel gran sillón que algún día fue alabado por todo el que degustaba de su confort, ahora resulta incómodo. Lo que nos lleva a pensar en distintas formas para arreglarlo y devolverle la comodidad por la que justamente fue elegido aquella vez en la tienda.

De igual forma, podemos en algún momento notar que los cojines decorativos sufren del mismo “síndrome de retraimiento” (para darle un jocoso nombre a nuestro problema). Por lo que ahora no solo al sentarse una persona se nota el problema que nos agobia en nuestra sala. Sino que la armonía que ostentaban los muebles en cuanto a la decoración del interior de nuestro hogar, ahora se ve perturbada.

👉 ¿Qué podemos hacer?

Surge la interrogante de cuál sería la mejor opción para recuperar la vistosidad y comodidad de los cojines, o hasta si realmente tiene arreglo. Algunas personas cometen el error de creer que reforzando la estructura interna del sillón, mueble o silla surtirá un efecto positivo. Esto podría ayudar en algo, pero normalmente no resulta ser una solución eficaz a nuestro problema, debido a que poco se tienden a dañar las tablas que sostienen dicha estructura.

como endurecer la espuma de un cojin

Además, de solo acomodarse de esta forma, el mueble poseería una buena rigidez y la fuerza necesaria para mantenerse, con el único detalle que la incomodidad seguiría prevaleciendo. Es por ello que resulta imperante ir un poco más allá y resolver el problema de raíz.

Y no… No nos referimos a comprar otro mueble o cojines nuevos, en el caso de que estos se pudiesen sustituir. Tampoco es necesario recurrir a un talabartero y gastar una suma considerable, pudiendo resolverlo usted mismo en casa y de forma sencilla.

Lo que debe hacer en estos casos es observar el daño que se ha producido en la espuma del cojín. Por supuesto que primeramente debe poder acceder a ella, y es por esta razón que muchos fabricantes colocan un cierre en alguno de los costados para tener un acceso fácil al interior.

No obstante, de no ser el caso respecto a su mueble o cojín, y este no posea un cierre, no debe preocuparse, ya que existen formas sencillas de cerrar nuevamente la tela sin que pierda estética y no se note que fue abierto. Pero de eso nos ocuparemos luego.

👉 Técnicas para endurecer la espuma del cojín

Primeramente vamos a hablar acerca de las técnicas que puede utilizar para recuperar aquel cojín viejo y devolverle la elegancia, suavidad y confort que siempre proporcionó.

Almidón

El almidón es un compuesto orgánico muy fácil de conseguir y que nos puede ayudar en nuestro proceso de restauración y endurecimiento de la espuma de los cojines. Comúnmente solíamos ver en las películas y caricaturas que cuando los personajes lavaban hacían uso de este aditivo, lo que producía un cambio molecular leve en la ropa y hacía que las piezas de tela se volvieran tersas y no se arrugasen con facilidad.

No obstante, si usaban este producto de más, iban a tener un resultado no deseado, en el que la ropa se endurecía demasiado y prácticamente un calcetín podía mantenerse “de pie”. Ese resultado no deseado es el deseado en nuestro caso.

Si bien es cierto que este producto podría dañar la espuma y no solo endurecerla durante el proceso, debido a la endurecerla de más; no es menos cierto que con la cantidad adecuada de almidón, nuestra espuma tomará consistencia y con ayuda de nuestras manos, podemos devolverle la forma.

Rellenar nuevamente

Tomando en cuenta que el proceso anterior resulta ser un poco desprolijo y podría ocasionarnos problemas, resulta necesario tener otras opciones. Además, tranquilamente podríamos unir ambas y cerciorarnos que no habrá un daño irreparable.

Es por ello que tranquilamente se puede poner a remojar en almidón la espuma que posee el cojín. Y a su vez adquirir un poco de espuma nueva u otro material que se amolde a la estructura del mismo, para hacer un relleno más grueso y consistente. 

También podría hacerse uso solo de este segundo método y adquirir en una tienda la espuma suficiente para rellenar por completo nuestro cojín. Por lo que recomendamos comprar espuma de memoria, la cual le asegurará suficientes años comodidad y elegancia, y tendrá la certeza de que en poco tiempo no deberá hacer una nueva inversión en espuma.

Reforzar el contorno del cojín de adorno

Ya sea que usted posea un cojín de costura o creado en base a métodos alternativos como silicón, o cualquier otro tipo de pega, reforzar el contorno del cojín le ayudará a otorgarle mayor firmeza a la hora de colocarlo como adorno. 

El método es bastante sencillo: usted solo deberá desarmar el cojín y a cada lado hacerle un dobles hacia el interior de al menos 2 centímetros de grosor. Posteriormente usted solo deberá rehacer la costura o pegar con el adhesivo de su preferencia. 

Empero, en el caso de que esta tarea le resulte muy complicada o no tenga tiempo para ejecutarla, acuda al costurero o costurera de su preferencia e indíquele el procedimiento a seguir.

De esta forma la estructura externa del mismo quedará lo suficientemente dura para soportar la presión que se les hace al sentarse y retomará su forma natural y deseada.

Por el contrario, si se trata del cojín principal en el que las personas se sientan a la hora de hacer uso del mueble, este método no será útil debido a las dimensiones del mismo. Ya que estos cojines poseen formas basadas en un cubo, lo que complica el procedimiento.

De esta forma usted podrá recuperar ese mueble que tanto le gusta, endureciendo la espuma de su cojín y de nuevo será el receptor de los halagos y suspiros de sus invitados a la hora de sentarse plácidamente en él. 

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

      Deje una respuesta